martes, 11 de diciembre de 2012

LA BODEGA PERSONAL de Jesus Flores FINO QUINTA

Bodegas :Osborne.
Alcohol :15 % Vol.
D.O. :Jerez-Xéres-Sherry- Manzanilla de Sánlucar.
Variedades de uva :100% Palomino Fino.
 
Cuentan que la marinería inglesa, y por extensión los ingleses, aprendieron a beber jerez con un botín de 3.000 pipas de vino capturado por el temible pirata Francis Drake frente al puerto de Cádiz.
Desde entonces el jerez ha navegado por los siete mares hasta llegar a ser el más cosmopolita de los vinos de nuestro país. Curiosamente, es nuestro vino más internacional al tiempo que el más auténticamente español : los jereces, vinos singulares elaborados conforme a un procedimiento único en el mundo - el sistema de soleras y criaderas - propio y exclusivo de España, dotado de una capacidad de seducción que no conoce fronteras .La aventura de este vino se inicia en las tierras albarizas del marco de Jerez, capaces de retener la humedad que alimenta a las cepas de Palomino Fino a lo largo de todo su ciclo vegetativo.
 
 
 
El fino es el vino del tapeo y el aperitivo, un vino levemente punzante a la nariz, sustancioso y lleno de perfiles almendrados que alcanza extraordinarias cotas de sutileza cuando se elabora en Sanlúcar de Barrameda y recibe el nombre de manzanilla. El amontillado es, a decir de muchos, el jerez para los conocedores, incisivo y perfumado, más aromático que el oloroso, más complejo quizás, vino este último que cuando es seco y maduro, desvela un paladar cálido, profundo y con firmeza y a veces con terciopelo. El Palo Cortado, fruto de la magia de la naturaleza conjuga ambos perfiles, amontillado y oloroso, en uno solo.
 
Uno de los vinos de este mes es de una vetusta y conocida casa , Osborne, que data de 1772, y elabora una gama amplia de jereces y espirituosos, siendo Fino Quinta uno de sus representantes más emblemáticos.
Pálido , brillante, punzante pero no agresivo, complejo, pero no hermético. Resonancias marinas, ecos de almendras tostadas y avellanasnos desvela este fino en nariz. Gusto agradablemente seco, prolongado, salino y con recuerdos finales de anacardo y algas marinas.Es deliciosamente amargo y deja un pos gusto que incita a seguir bebiendo.
 
 
 
Los finos constituyen el capítulo más abierto del menú. Acompañan chacinas de lujo, langostinos cocidos frituras de pescado y platos aliñados con vinagre y consomés o caldos del cocido. Son aliados de platos de difícil armonía.